Festividad de San Raimundo de Peñafort. Facultad de Derecho. Universidad de León

el 21 enero, 2016 en Sin categoría

Spread the love

El 22 de enero de 2015 se celebran en la sala de San Isidoro del Rectorado de la Universidad de León los actos conmemorativos del día de San Raimundo de Peñafort. La vida académica habitualmente discreta, casi invisible, se viste ahora de gala y representa su lado más ritual, protocolario y festivo.

El equipo decanal de la Facultad de Derecho, con el Prof. Juan José Fernández, Catedrático de Derecho del Trabajo, se vuelca un año más en un acto de acogida, reconocimiento y ritual celebrado en la capital de la antigua Legio VII. Destaca este año la conferencia de la salmantina profesora Araceli Mangas, catedrática de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales de la Universidad Complutense de Madrid. Como en anteriores ocasiones, profesores, PAS, alumnos, familias, compartiremos unas bonitas horas rituales, mágicas. Sirve al efecto de esta reunión el recuerdo de San Raimundo, mercader por su origen familiar, dominico universal, aragonés ocupado y preocupado por la integración de pueblos (y religiones) que tanto llevaban ya caminado juntos en aquel siglo XIII, época en que vivió este santo patrón de los juristas.

La celebración de actos conmemorativos forma parte del acervo universitario. La incorporación de nuevos doctores y profesores a la liturgia académica, los reconocimientos a los miembros de las plantillas de personal de administración o de servicios, la imposición de bandas y diplomas a los alumnos egresados, la presencia de familiares y amigos en un día de gala, etc., constituyen representaciones formales y formalizadas de un espíritu de comunidad del que somos herederos, que hemos (y queremos) preservar y trasmitir. Muchas gracias a los compañeros del equipo decanal por una labor constante en favor de la comunidad jurídica de la Universidad de León, y en esta ocasión, además por su espíritu, ánimos, hospitalidad y brillantez académica…., y por unas fiestas que se auguran bien bonitas. Gaudeamus Igitur

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.