in verso

Irene siempre quiso aprender a hacer el pino en la pared. Todos queríamos aprender a hacer el pino sin pared, pero a mí se me daba mejor cantar, bueno quizás tampoco se me daba del todo, bueno pues escribir versos, bueno pues leerlos, bueno pues bailarlos. Teresa y Víctor prefieren bailarlos.

Partimos del espacio del cuerpo que, inquieto, busca la posición más cómoda o más extraña desde donde decir un verso. El verso es el camino estrecho que se expande y abre paso a las palabras más enamoradas o más tristes y permite respirar al alma más encogida. El cuerpo encuentra en la inversión una sensación de extrañeza, una incomodidad o incluso un dolor placentero que le recuerda que sigue vivo. La inversión como ventana para un cuerpo que por momentos quiere tomar la palabra.

La obra se va entendiendo a medida que se construye, aún no la entendemos del todo… Son los propios interrogantes sobre el sentido y la forma de la danza, son las propias dificultades y torpezas del cuerpo.

Una danza colectiva para el cruce, para el choque de los cuerpos, para el encuentro del espacio con la palabra, del texto con la voz, del movimiento con el silencio. Una danza sin danza donde apenas la notación coreográfica escribe sobre ella misma. Una lectura improvisada con algunos fragmentos escritos para la identidad (de la danza) y la memoria (del cuerpo).

Escritura horizontal y escritura vertical. Libros y zapatos, hojas y pizarra, asiento y trapecio.

In verso se estrenó en el Teatro El Albéitar el 3 de diciembre de 2009. Muchas gracias a Julia G. Liébana por aguantar nuestros ensayos, y por sus fotos, claro. Y al Diario de León por su atención.

improvisación la lastra 2008

El 13 de junio de 2008 Rosario Granell dirigió esta primera improvisación en diferentes espacios del barrio de La Lastra con las alumnas del taller de Danza contemporánea de la ULe, que dio comienzo como actividad estable del Aula este curso 2007/08. Gracias a Abel Morán y Kike Martínez por estas imágenes 🙂

entre la espalda y la pared

Entre la espalda y la pared. Improvisación en danza para cinco cuerpos y una cámara.

La representación existe gracias a la presencia de los espectadores que transforman sustancialmente el proceso en producto. Las acciones coreográficas constituyen un conjunto no repetible basado en la decisión y la elección del movimiento improvisado que se producen en el transcurso de la puesta en escena. Ésta se nutre de elementos plásticos y rítmicos derivados de las imágenes de los cuerpos-espaldas, de la pared y de la cámara, siendo ésta el principal interlocultor, interpretando quizás el papel del único personaje, la mirada, que es también el papel del espectador.

El cuerpo se enfrenta al espacio desde un plano frontal y a través de una escritura coreográfica sencilla que se abastece sobre todo del movimiento cotidiano, de la postura acrobática y de un gesto danzado apenas codificados. La técnica se sitúa en el proceso de alimentación mutua entre la percepción y la acción, resultando individual o colectiva. En el segundo caso se da paso a una exploración del contacto entre los cuerpos. El suelo y sustancialmente la pared también ofrecen superficies de apoyo. Del contraste entre el contacto con la pared inerte y con los cuerpos vivos surge un diálogo. En él participan gestos y miradas en un juego sobre lo visible y lo invisible, el espacio anterior y el espacio posterior. Espalda y rostro se buscan como máscara y antimáscara. Pared y espalda se encuentran como pantallas de sombras, como planos de quietud que se expanden, desde donde nos proyectamos.

Entre la espalda y la pared y más allá, entre la cámara y el cuerpo que baila, surgen nuevos espacios y nuevos tiempos para el cuerpo. Mirando desde la espalda, enfocando desde atrás, refugiándonos en la pared, siempre a la escucha, recogemos las emociones, reconstituimos las imágenes, nos tomamos nuestro tiempo.

Duración aproximada: 45′
Coreografía y escenografía: Armadanzas.
Música:  Gotan Proyect, ‘La del ruso’, en La revancha del tango (2001).
Fotografía: Julia González Liébana.
Dirección: Mª Paz Brozas Polo y Teresa García San Emeterio.

Entre la espalda y la pared se mostró en el Teatro El Albéitar el 23 de mayo de 2008. Gracias al Diario de León por su atención.