Tertulias, presentaciones literarias y otros cuentos.

Tertulias, presentaciones literarias y otros cuentos.
14 de julio de 2014.
En los √ļltimos a√Īos, la vida cultural y mi existencia diaria han seguido caminos diferenciados. La asistencia a conferencias, exposiciones o actos culturales similares no han ocupado las celdas de mi agenda electr√≥nica en la que tomo nota de todas mis obligaciones profesionales, personales y citas irrenunciables.
Quizás la dinámica de la vida familiar, llena de obligaciones, gratas casi siempre, han relegado ciertas aficiones que en otras épocas permitían un desahogo neuronal e intelectual, necesario, a la vez que un seguro enriquecimiento personal.
Ya ni siquiera soy capaz de mantener mi blog personal, al que bautic√© hace mucho tiempo como Cabreos Epistolares por basarse fundamentalmente en ep√≠stolas de un ciudadano cabreado con las administraciones p√ļblicas que nos atenazan con obligaciones y normas, y con sus responsables, carentes muchas veces del sentimiento de responsabilidad requerido para sus funciones. Despu√©s de un cambio de t√≠tulo obligado por el portal que alojaba la p√°gina web, Carpeta de cart√≥n‚Ķ se denomina ahora, han sido muy pocas las aportaciones que deber√≠an colmar un cuaderno de bit√°cora al uso.
El verano, ese tiempo tan esperado y que tan velozmente pasa impidiendo materializar muchos de los planes y proyectos amasados durante el resto del a√Īo, con el relajo de ciertos horarios, obligaciones escolares, y el ralentizado ritmo profesional que la √©poca estival y la crisis ya casi cr√≥nica, que nos atenaza a algunos sectores y profesionales, obligan me permitieron asistir hace unos d√≠as a la presentaci√≥n de un libro con autor leon√©s, fiscal de menores para m√°s se√Īas, en la Fundaci√≥n Sierra Pambley de nuestra ciudad.
Avelino¬†Fierro, que as√≠ se llama el autor, acompa√Īado por su editor y con la presencia del escritor Julio Llamazares, realiz√≥ el necesario rito de pedir perd√≥n por lo escrito, a la vez de agradecer a todos los que de una manera u otra participaron de la idea, de los textos o de la materializaci√≥n del producto literario: un dietario que recoge los pensamientos y acontecimientos, reales o ficticios, del que escribe, como una manera de revivir lo le√≠do o de vivir lo no acaecido, pero, seguramente, s√≠ deseado.
A fuerza de ser sincero, tendr√© que decir que desconoc√≠a la vida y obra del tal Avelino; mea culpa. A partir de ahora intentar√© ponerme al d√≠a de sus escritos. Gracias a Dios, tampoco ten√≠a conocimiento de su faceta profesional como fiscal. De esto √ļltimo creo que debo congratularme.
El personaje que me animó a asistir al acto comentado fue Llamazares. Uno de los primeros recuerdos literarios que atesoro en mi escueta y desvencijada memoria, es el de la asistencia al estreno cinematográfico, en el Teatro Emperador, de Luna de Lobos, cinta basada en la novela del mismo título del escritor de Vegamián. Esto obligó a una lectura previa, no recuerdo bien si obligada o recomendada por el profesor de literatura. El caso es que ese primer contacto propició otros muchos hasta la actualidad.
Creo adem√°s que Julio Llamazares es un buen contador de historias. Su voz grave y cadenciosa junto con cierto aire ir√≥nico y descre√≠do hacen que sus comentarios y discursos atrapen al p√ļblico con facilidad.
Con ese espíritu de asistencia a un Filandón veraniego acudí dispuesto a dejarme atrapar por lo dicho, o por lo leído.
Mucho fue lo expuesto, lo entredicho y lo presentado. Muchos los nombres, los lugares y los agradecidos. Y muchas también las reuniones de amigos y tertulias mencionadas.
Y es a esto √ļltimo, a las tertulias, a lo que quer√≠a yo llegar. ¬ŅPodr√≠an existir los escritores sin las tertulias? Parece que todos tienen su tertulia. Y me refiero a la versi√≥n rom√°ntica y tradicional de estas reuniones. Las que tienen lugar normalmente en un lugar p√ļblico, en un caf√© o en la sala de un hotel. Cuando un grupo, m√°s o menos numeroso, alrededor de una mesa, necesaria para los caf√©s, los licores o lo que se tercie en cada momento, comentan, discuten o parlamentan sobre los temas m√°s diversos. Sobre la vida y sobre los que viven y mueren. Todo intelectual que se precie tiene, o ha tenido en alguna ocasi√≥n, una o varias tertulias. ¬ŅUsted no?
En alg√ļn momento de mi vida de estudiante universitario, y me refiero a ese espacio temporal entre los dieciocho y los veintitantos a√Īos, porque creo que, estoy seguro m√°s bien, que nunca he dejado de estudiar desde aquellos a√Īos, tuve tambi√©n yo una tertulia; es m√°s, una tertulia con pretensiones literarias.
Recuerdo, algo queda en esa castigada red de neuronas interconectadas…, recuerdo, decía, la primera planta del Gran Café. Un espacio que en aquella época, desconozco su estado actual, parecía el escenario perfecto para un evento de esa categoría. Mesas cuadradas de madera, con sus cuatro sillas bien colocadas, se repartían por toda la planta. Una barra con adornos tallados se anteponía a un espacio barroco, como de un retablo se tratase, en el que un espejo aparecía escoltado por estanterías acristaladas repletas de los más exóticos brebajes y licores.
En un lateral, bajo un grandioso espejo y una lámpara de cristal aparecía un largo banco tapizado con terciopelo. Rojo sangre; encarnado, como diría una de mis abuelas, o quizás granate, no recuerdo bien. Puede que tampoco pudiera definir un color concreto para aquel tejido. Una mesa, de la misma longitud que el aterciopelado asiento y un conjunto proporcional de sillas completaba aquel rincón. Nuestro rincón.
Alrededor de aquella mesa, con los efluvios de los arom√°ticos caf√©s, los ex√≥ticos licores, y el humo de alguna que otra pipa cargada con secretas mezclas de tabacos turcos, americanos y algunas notas de caldos destilados, en aquellos tiempos a√ļn se pod√≠a fumar en los establecimientos p√ļblicos, discut√≠amos sobre lo divino y lo humano, planificamos actividades de la revista universitaria que edit√°bamos, le√≠mos textos de autores malditos o, incluso, alguno de los asistentes dio sus primeros pasos como novelista o como poeta‚Ķ
Había, recuerdo ahora con más nitidez, un cuaderno de notas, en el que se reflejaban y anotaban los asistentes a cada una de las sesiones convocadas, las conclusiones o comentarios más significativos, o se ponían negro sobre blanco los esbozos de algunos textos, quizás germen de futuras novelas.
Nos sentir√≠amos, seguramente, como los parroquianos que hicieron del Caf√© Gij√≥n madrile√Īo su espacio de vida. Rememorar√≠amos autores ilustres o quiz√°s prohibidos en tiempos remotos. Vivimos, alrededor de una mesa, y con los libros como excusa, las m√°s arriesgadas aventuras sin movernos de aquella primera planta del Caf√©.

Sí. Yo también tuve una tertulia.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *